15.7.12

Reseña Y si fuera un ángel


“Y si fuera un ángel” de Keith Donohue

Sinopsis:
Una niña misteriosa que dice ser un ángel entra en la vida de una viuda, anciana y solitaria, para ayudarla a encontrar a su hija desaparecida hace años.
Un halo de misterio envuelve a Norah, una niña poco común, cuando un día aparece en el umbral de la casa de Margaret. No es una niña como las demás: afirma ser un ángel y pronto va a influir en la vida de todos los que la rodean.
Una historia cautivadora sobre la magia y el poder del amor.

«Y si fuera un ángel es encantadora, conmovedora y está llena de misterio.»
New York Daily News
«Con personajes carismáticos, Donohue se sumerge en las consecuencias inesperadas del amor. Una experiencia extraordinaria.»
Booklist
«Una novela mágica de amor y redención. Magistralmente escrita.»
Pittsburg Post-Gazette

Opinión personal:

El libro me dejo cierto regusto, algo descolocada más bien. La historia narra la vida de Margaret, una mujer que pierde a su hija Erica de apenas diecisiete años que la abandona para irse con un revolucionario.
La novela está plagada de flasbacks (para mí demasiados) que en ocasiones llegan a confundir al lector, al igual que los rápidos cambios de personajes. La historia no es lineal, está dividida en tres partes o libros, el primero en el presente (año 1985), el segundo en el pasado (1975) y el último, vuelve al presente de 1985.
A lo largo de la historia presenta varias incógnitas que se irán desvelando pero no del todo, si Norah es un ángel o no, si en el primero de los casos era también Una Gavin y el misterio del hombre del sombrero y el abrigo de pelo de camello.
En general, el libro es interesante y te mantiene en suspense, a lo largo de la historia se intuye que podría tratarse de ángeles, pero es algo que no se desvelará ya que el final es abierto, algo decepciónate para mí, dejando la existencia de estos seres en entredicho. Aquí hay varias incógnitas: la muerte del bebé de Erika, Norah (ángel o no), el padre de Sean Fallon, Una y Norah son la misma persona, el personaje del sombrero.
No me gustan los finales abiertos, habrá a quien le guste pero no es mi caso, si me cuentas una historia hazlo por completo, porque para imaginarme el final… hay historias en las que este tipo de finales son necesarios. En ocasiones creo que algunos autores se ríen en parte del lector, si no sabes cómo acabar la historia porque le has dado un giro que ya no hay por donde cogerla, hay que buscar un final digno, bueno o malo, pero un final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te apetece comentar del tema: pues deja tus impresiones o dudas y charlamos un poco de libros (es gratis ;), así además alimentas al blog y a mí me alegrarás el día. ¡Gracias por visitarnos!