26.5.15

Citas literarias #7

Recopilación de citas de los libros que voy leyendo. Cuidado si no lo has leído porque pueden contener spoilers.

Citas de “Si pensara en ti, te despreciaría” de Mhairi McFarlene



“. Sus fantasías se estaban haciendo realidad. Aunque si él le hubiera dicho: «Estoy pensado en lo gracioso que sería tirarme por esa ventana. ¿Quieres que lo hagamos juntos?», le habría seguido sin dudarlo.”

“Ajá. —«Bien por ti.»
—Y también deberías saber que me va el tema del BDSM. Todo hetero. No soy vainilla.
Anna forzó una sonrisa y estuvo a punto de decir: «Lo siento, pero no hablo ese idioma».
¿Qué se suponía que tenía que hacer con esa información? Las citas a ciegas eran una vía rápida para sacar a colación todos los «temas» personales de uno, eso seguro.
—No es que esté muy metido en ese mundo —continuó Neil—. He intentado hacer lo de la raíz de jengibre, pero no he llegado hasta el punto del Gorila Afeitado —terminó, soltando una risa.”

“«¡Las mentes fuertes necesitan cuerpos sanos!», Michelle respondió en voz alta, con su marcado acento del suroeste: «Sí, claro, seguro que eso se lo dijo Hulk Hogan a Stephen Hawking»”

“Se lo tatuó como tributo a ella.
—¿Una frase en el coño como tributo? ¿Quién quiere algo semejante? Mamá, ¿te gustaría que me tatuara en mis partes «JUDY D.E.P.»? —preguntó ella.”

“—Oh, cierto. Busqué información en la Wikipedia y hablaban de que se ponía cebada en el… allí abajo, mientras unas ocas la picoteaban. ¡Qué original! —exclamó Parker.
James se frotó los ojos de una forma que pareció más un intento de taparse la cara con las manos.
—¡Alabada sea la Wikipedia! Me inclino ante tus conocimientos —ironizó Anna.”


“ Así es Eva. —Debió de percatarse de la amargura con la que lo dijo, porque pareció avergonzarse—. Ella es… es… mucho más. Una fuerza de la naturaleza, creo que lo llaman. Si te casas con alguien que está por encima de ti, lo más seguro es que al final haya algo de dolor.
—¿Crees que ella está por encima de ti? —preguntó con mucho cuidado.
—Eva es una de esas personas que parece respirar un aire diferente al común de los mortales, no sé si me explico.
«Qué curioso», pensó Anna, «hubo un tiempo en que yo pensaba lo mismo de ti».”

“—Pero cuando siempre estás diciendo que has cambiado, ¿sabes lo que pienso? —Michelle se reacomodó el cigarro electrónico en un lateral de la boca—. Que la joven Anna era inteligente. La joven Anna era amable, divertida e interesante. La gente como tú trae esas cualidades de fábrica, no aparecen de repente cuando te haces adulto. Sí, puede que ahora parezcas diferente a cuando eras adolescente, pero eso nos pasa a todos.
—Todo el mundo me odiaba, Michelle —dijo Anna, intentando hacer caso omiso de la presión que sentía en la garganta y que amenazaba con hacerla llorar—. Me aborrecían. No creo que se pueda superar del todo algo como aquello. La sensación de que hay algo en ti que no te hace digna de ser… querida.”


“—Ya va siendo hora de que aceptes que ellos son los que tienen que sentirse culpables. No tú —dijo Michelle.
Y allí, mirando cómo se quemaban los diarios, por primera vez se dio cuenta de que su amiga tenía razón.”



“—Y lo mejor de todo, ¿consiguió el estudiante más popular de todo el instituto, por un solo instante, hacerte creer que no era igual que el resto de desgraciados, para después engañarte y subirte a un escenario para que todo el mundo te tirara caramelos y te llamó elefante? Tú, James, eras el único rayo de felicidad que tuve en ese instituto. Solo necesitaba mirarte de vez en cuando, pensar en ti.”

“Era aterrador pensar en el daño que podías llegar a infligirle a una persona y guardarlo en el desván de tu memoria como si nada. ¿Y si no hubiera vuelto a verla? Si alguna vez tenía hijos, se encargaría personalmente de darles una charla sobre por qué no tenían que ser crueles con otros alumnos, con presentación PowerPoint incluida si hacía falta.
Pero ahora tenía una segunda oportunidad”


“A Anna se le pasó el frío de golpe.
—Crees que tu estancia en el instituto es algo vergonzoso, pero no lo es, al menos no en lo que a ti respecta. El modo en que lo has superado demuestra lo extraordinaria que eres. Eso es lo que quiero decirte; algo que es mucho más importante que el hecho de que esté perdidamente enamorado de ti, porque amarte es fácil, Anna, pero lo que tú lograste es muy difícil. Eres un ser humano excepcional.”


¡Gracias por tu visita! Y ya que has llegado hasta aquí, alégrame dejando tu comentario ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te apetece comentar del tema: pues deja tus impresiones o dudas y charlamos un poco de libros (es gratis ;), así además alimentas al blog y a mí me alegrarás el día. ¡Gracias por visitarnos!