28.2.15

Reseña "Imperio"

Hola navegantes!!! 
He estado bastante tiempo sin publicar pero es que entre que he estado malita y luego no tenía conexión a internet...vamos, que se juntó todo. Espero recuperar las ganas poco a poco :)
Hoy os traigo la reseña del segundo libro de "Las guerras del loto", desde aquí os recomiendo esta trilogía, es una pasada. ¡Leedla!
Besotes!!!
Título: Imperio
Autor: Jay Kristoff
Editorial: Hidra
Se trata de una...trilogía: Las guerras del loto
1. Tormenta
2. Imperio
3. Endsinger
Mi puntuación:
10/10
Un imperio destrozado tras la muerte del Shogun, en el Imperio de Shima se desata una terrible lucha entre los clanes para hacerse con el poder. Con el fin de evitar la guerra civil, el Gremio del Loto conspira para restaurar la dinastía Kazumitsu. El próximo Shogun es alguien que conoce muy bien a Yukiko. Alguien que no descansará hasta verla muerta..  Un legado oscuroMientras las habilidades de Yukiko aumentan más allá de su control,
se acentúan también las pesadillas de Kin,el rebelde del Gremio del Loto que ayudó al tigre del trueno.
Muestran visiones de un futuro perturbador e inconcebible.Ni siquiera el miedo a la muerte frenará a Kin cuando trate de evitar que esas pesadillas premonitorias se hagan realidad.
Un cataclismo en ciernesLos rebeldes planean asaltar el palacio del Shogun antesde que pueda dar inicio la nueva dinastía, pero, desde lejos,un inesperado enemigo aprovechará la debilidad del Imperio para asestarle un golpe mortal a él y a todos sus habitantes.Yukiko y Buruu deberán volar a través de océanos tempestuosos, hasta las islas del cristal negro, donde aguardan rivalesque no temen a las garras del tigre del trueno y que no caerán ante ninguna katana.     


Opinión personal
De qué trata...

La primera novela nos dejó con la muerte del Shogun Yoritomo a manos de Yukiko; gracias a la ayuda de Kin (que le construye unas alas a Buruu) ésta escapa de su cautiverio aunque por el camino pierde a personas que ama, entre ellas a su padre.
Ahora el Imperio de Shima está en conflicto, con los clanes luchando por alzarse con el poder. Yukiko proclama su oposición contra el régimen de la dinastía Katzumitsu y se refugia en las montañascon los rebeldes kagés.

Si ya el primer libro me gustó muchísimo, este se vuelve a superar con creces. La edición está bastante cuidada, y como en "Tormenta" no solo encontraremos un glosario y un mapa para ubicarnos, sino también un glosario de personajes con lo cual tenemos una especie de recordatorio de lo que aconteció en la primera novela.
La narración continúa en tercera persona con un prólogo narrado por Kin que nos dejará con la mosca detrás de la oreja. Ya en las primeras páginas pasará algo que os dejará con la boca abierta.
La ambientación continúa en el Imperio de Shima, las montañas Lishi y otros nuevos territorios que nos sumergirán aún más en esta historia. La trama avanza un poco, han pasado dos meses y se suceden las revueltas, un nuevo Shogun opta al trono y el Gremio del loto quiere restaurar la dinastía Katzumitsu. Mientras, los rebeldes kagés conspiran contra la dinastía. La trama se enreda aún más con la incorporación de antiguos y nuevos personajes y alternando sus historias. Todo esto hace que te metas de lleno en el libro y no pares ni un momento de leer, sin duda, hace bastante tiempo que no me tenía así de entretenida una historia. Ahora se centrará en esa lucha de clanes y de los rebeldes contra el Imperio y menos en el tema ambiental.
En "Tormenta" de lo único que me quejé fue del uso excesivo de figuras literarias, en "Imperio" también las tenemos pero muchas menos, sobretodo se nota el abuso de metáforas que a mí personalmente me gustan pero en su justa medida, sino me vuelven algo loca.  

Si bien el libro es una maravilla, el principio es algo lento, con poca acción; se ha vuelto a dividir en tres partes y quizás hasta la segunda no pase nada realmente interesante, luego sí y ya si nos remontamos a la página 526 (sí, la marqué porque es crucial) empezará lo bueno, será un no parar de hechos que os dejarán variadas emociones, algún WTF de esos que te dejan con la boca abierta, te ríes y tienes que correr para contárselo a alguien. 

Los personajes...
Sin duda están muy bien caracterizados, lo bueno es que no solo se centrará en Yukiko, la protagonista, sino que tendremos muchas más historias, cada una de ellas tan interesante, a veces triste...vamos; yo tengo mis favoritas, aparte de la de Yukiko y Kin, por ejemplo, la de Hana (muy emotiva) o la de Michi, que es el polo opuesto.
Tenemos multitud de personajes que aparecerán: Hiro (capitán de los samuráis), Ichizo (primo de Hiro y a su vez enamorado de Michi), los kagés (como Masaru), Montaro (capitán de la flota del Gremio), Aisha (hermana de Yoritomo), Akihito (amigo de Yukiko). Ahora os comento mis impresiones de los que me llamaron más la atención:


Yukiko: la joven de dieciséis años que derrotó a Yoritomo y que se convierte en la Señora de las Tormentas, pasará por un momento muy malo y quizás por ello me resultó menos importante o con menos fuerza en "Imperio". Tendrá un problema que deberá solucionar junto a su inseparable Buruu, los dos en este libro pierden para mi gusto un poco de carisma o fuerza, no sé. Pero no nos dejarán indiferentes por lo que le pasará a Yukiko, con ella tendremos el primero de los sustos (no os diré si es bueno o malo). 


Kin: se ha convertido en mi personaje favorito por encima de la misma Yukiko (yo sabía que este chico llegaría lejos, jeje). Si os parecía poca cosa, cambiad el chip porque va a darnos alegrías y tristezas y una intriga que no se nos pasará hasta que llegue el último de los libros. 
Me declaro fan absoluta de Kin, que a pesar de que todos le rechacen e incluso Yukiko sea tan ciega, este chico es un pedazo de pan (aunque todo apunte a que no). No sigo comentando porque voy a spoilear sino lo he hecho ya.


Michi: la fiel sirvienta de Aisha es un WTF como el Empire State, desde luego, ahhhhhhhhh, me mata en todos los sentidos, ya lo veréis. Es mi favorita pero no por lo que hace sino porque es...así.
Hana, Nadie o La chica de la mierda: esta niña me ha hecho reír, llorar, emocionarme de mil maneras distintas, su historia es una de las mejores, junto a su hermano Yoshie y nos queda mucho por descubrir.
Ayane: es una "vida falsa", no es de mis favoritas pero me deja bastantes dudas no sé de que palo va, ya veremos en "Endsinger".

El final...
Es para MORIRSE, DIOS es impresionante, tanto tanto que tuve que informarme por esos lares sobre mi personajillo favorito para aplacar mi infarto de miocardio inminente.  "Imperio" supera con creces a "Tormenta" le doy la nota máxima pero le pondría más si pudiera, es una pasada de libro, de esos en los que te metes de lleno en la historia y que te hacen emocionar. Jay Kristoff es un artífice estupendo, es el Shogun directamente del género distópico YA (o uno de los mejores) jeje.

Jay Kristoff se supera en esta entrega, con mucha acción, sangre, emoción a raudales, traición...vamos que se te quedará cara de tonto mezclada con cara de risa intentando asimilar cada una de las sorpresas a partir de más de la mitad del libro. Muy muy recomendable. Esperando ansiosamente por la última entrega.


¿Os apetece leerlo? , ya lo habéis hecho ¿qué os ha parecido?
Gracias por tu visita. No te cortes y alégrame con un comentario ;)


Citas (pueden contener spoilers)



“Nunca había visto al sol besar el horizonte, prender fuego al cielo mientras se hunde por debajo del borde del mundo. Nunca había sentido la presión, suave como un susurro, de la brisa nocturna en mi cara. Nunca había sabido lo que era pertenecer o traicionar. Negarse o resistir. Amar o perder.
Pero sabía quién era. Sabía quién se suponía que debía ser.
La piel era fuerte.
La carne era débil.
Me pregunto ahora, cómo podía aquel chico estar  tan ciego.”

“ENTONCES DEBES SABER ESTO: MÁS ALLÁ DE CUALQUIER OTRA COSA QUE YO PUEDA SER, SOY TUYO. NUNCA TE DEJARÉ. NUNCA TE ABANDONARÉ. PUEDES CONFIAR EN MÍ IGUAL QUE CONFÍAS EN QUE EL SOL SALDRÁ Y LA LUNA SE PONDRÁ. PORQUE TÚ ERES LO MÁS IMPORTANTE DE MÍ.”

"Kin la estaba mirando a los ojos. Una mirada amable llena de silenciosa esperanza. Una esperanza que le había hecho traicionar todo lo que era: a su familia, su Gremio, su modo de vida. Una esperanza que le había empujado a regalarle a Buruu unas alas mecánicas, que les había liberado a ambos de sus respectivas prisiones. Sin él, Buruu aún  sería seguiría esclavo de Yoritomo. Sin él, ella probablemente estaría muerta. ¿Qué había hecho falta, para que rechazara todo lo que era? ¿Para que se quitara el metal que había vestido toda su vida? ¿Para que anduviera todo el camino hasta allí sólo para encontrarla? No sólo la esperanza.
Valor.
- Solo quiero que sepas ...
Fuerza.
-... que te he echado de menos
¿Amor?
(…) –Está  bien. No hay ninguna regla que diga que tú tienes que sentir lo mismo que yo.
- Yo... no sé cómo me siento. Ni siquiera he tenido tiempo de pensar en ello todavía.
-Si sintieras algo, lo sabrías. No necesitarías pensar.
- Kin, la última persona que creí amar intentó asesinarme.-  Las palabras sabían como a cobre, la sangre de una vieja herida al reabrirse. El primer chico al que había querido. El primero con el que había...
-Yo nunca te haría daño –dijo él-. Nunca te traicionaría. Nunca.
- Lo sé.
(…) - Estaba preocupada por ti. Te buscábamos, en cada ocasión que teníamos. Y que estés aquí y ahora... me ayuda a respirar. No sabes cuánto.
- Lo sé.-le  apretó los dedos tan fuerte que le hacía daño-. Lo eres todo para mí. Todo lo que he hecho. Todo. Tú eres la razón. La primera y única razón.”

"-Porque aquí hay cosas que amo. Porque soy parte de este mundo y he pasado demasiado tiempo sentado, viendo cómo se desintegraba, con la esperanza de que otra persona lo salvase.
- ¿Y ahora pretendes salvarlo tú, Kin-san? ¿Tú solo?
- Yo solo no – dijo, negando con la cabeza-. Todos estamos  juntos en esto. Necesitamos que más gente se dé cuenta de ello. Más gente dispuesta a ponerse en pie y decir 'basta'. No importa lo que cueste.”

 “- Así que no eches mierda sobre las elecciones que ha hecho, Yukiko. – Apartó su mano de la chica-. Es la primera cosa que ha decidido por sí misma en toda su vida. No todos cuentan con un tigre del trueno para ayudarles a enmendar sus errores, ¿sabes?  Algunas personas arriesgan todo lo que tienen en solitario.”

“- No tienes derecho a juzgarme, Kin.
- Maldita sea, no te estoy juzgando. ¡Me preocupo por ti! Y veo cómo te estás convirtiendo en esta... cosa, esta Señora de las Tormentas, y trocito a trocito veo a la Yukiko que conozco desaparecer.”

“(…) el corazón agotado y cinco palabras incrustadas en su mente como un puñado de astillas.
La misma pregunta.
Una y otra vez.
¿Qué demonios estás haciendo aquí?”

"Entre y por debajo y más allá de cualquier otra cosa que yo pueda ser, soy tuyo. Nunca te dejaré. Nunca abandonaré. Puedes confiar en mí igual que confías en que el sol salga y la luna se pondrá. Porque tú eres lo más importante de mí”.

“- No te comprometes. - Daichi se sirvió más té de una tetera carbonizada que había al lado de la lumbre-. Defiendes y atacas, en desacuerdo contigo mismo.
Kin se encogió de hombros.
- Mi estilo, supongo."

"-No puedes ganar la partida con solo un Emperador.
-Él y un único  peón son suficientes, si le quitas a tu oponente todo lo que posee. Vale la pena perderlo casi todo si así dejas al enemigo con nada de nada.
-¿La victoria a cualquier precio?
-Las apuestas requieren convicción. No hay premio para el que queda segundo en este juego. "

"Las palabras tienen poder. Hay palabras que nos obligan a reír y nos hacen llorar. Palabras con las que empezar y palabras con las que terminar. Palabras que agarran los corazones en nuestros pechos y los aprietan fuerte, que hacen que nos hormiguee la piel sobre los huesos. Palabras tan bonitas que nos moldean, nos cambian para siempre, viven en nuestro interior durante todo el tiempo que tengamos para pronunciarlas. Hay palabras olvidadas. Palabras que matan. Palabras enormes y aterradoras y terribles. Hay palabras verdaderas.
Y luego hay imágenes.”

 “¿Era la Cámara de humo una mentira absoluta?
Cientos de ojos,  rojos como la puesta del sol, refulgiendo y sin parpadear, le miraban con tanta adoración como podía reunir el cristal.
Su propia cara, pero no la suya en absoluto.
-No me llaméis Kin. Ese no es mi nombre.”

 “Si solo fuera así de fácil con la gente.
Si solo fuera así de fácil con ella.
<<Tú y todos los de tu especie sois veneno>>
La horrible verdad, tan dura y real como el metal entre sus manos.
Ineludible.
Innegable.
Nunca me dejarán tener un momento de paz aquí.
Nunca me dejarán en paz.”

“ >>Deja que arda despacio. Haz como yo. Guárdatelo todo dentro, escondido hasta el día que de verdad importe, cuando levantarte y arriesgarlo todo valga la pena, cuando tenga el mismo valor que la sangre que arriesgues. El día en el que podamos ganar.”

">> Cuando ponéis demasiada fe en una sola persona, en mí, en la Señora de las Tormentas, en  quién sea, perdéis de vista el poder que reside en vosotros mismos. Cada uno de nosotros debemos arriesgarlo todo. Porque cada uno de nosotros tenemos eso mismo que perder si fracasamos. -Tosió, se limpió los labios con los nudillos-. Absolutamente todo.”

“- No te enorgullezcas de esta discordia que ahora labramos. Es cosa fácil, destruir. Deberás sentirte orgulloso del mundo que construyas después de que todo esto haya acabado.” 

“- Me pregunto cómo nos recordará la historia, Kin-san -dijo Daichi, la voz frágil por el dolor-. Me pregunto qué dirán.
La respuesta de Kin fue inexpresiva. Muerta.
- A mí probablemente me llamarán traidor.
Daichi asintió en dirección a las llamas. 
- Probablemente.
- A usted no le llamarán nada en absoluto.”

“Así que aquí estoy. De vuelta otra vez. El Hombre del Gremio del Loto que traicionó todo lo que conocía, todo lo que era. Que les regaló el líder de los guerrilleros Kagés. Que ayudó a una chica solitaria a acabar con la rebelión, y a arrastrar a esta nación de vuelta a la tempestad. Traidor es el nombre que me darán en los libros de Historia. Kioshi es el nombre que heredé a la muerte de mi padre.
Pero en verdad, mi nombre es Kin.
(…) Nunca había visto al sol besar el horizonte, prender fuego al cielo mientras se hunde por debajo del borde del mundo. Nunca había sentido la presión, suave como un susurro, de la brisa nocturna en mi cara. Nunca  había sentido el tacto de su piel contra la mía, el roce de sus labios encendiendo fuegos en los míos. Nunca había sabido lo que era entregarse o traicionar. Negarse o resistir. Amar o perder.
Pero sabía quién era. Sabía quién se suponía que debía ser.
La piel era fuerte.
La carne era débil.
Me pregunto ahora cómo podía aquel chico estar  tan ciego.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te apetece comentar del tema: pues deja tus impresiones o dudas y charlamos un poco de libros (es gratis ;), así además alimentas al blog y a mí me alegrarás el día. ¡Gracias por visitarnos!